Alejandro Bresler es sólo un empleado del templo del conocimiento. Si tiene quejas, presente una nota por triplicado en la central y espere lo que haiga que esperar.

jueves, 6 de enero de 2011

Diálogo genial

Acaba de suceder, en la vereda, mientras me tomaba un café.

SEÑOR: ¿No me dirías la hora, por favor?

YO: Van a ser las cinco y veinte

SEÑOR: También van a ser las ocho; lo que yo quero saber es qué hora es ahora.

YO: ...

Genial. Cien tipos más como ese y se acaban todos los problemas del universo.

16 comentarios:

Yanina dijo...

JAJAJA! A usted se le acercan los locos! Por qué será?
Un beso!
P.D.: copio y pego la siguiente frase: Feliz 2011!... Bueno, cambié la fecha, aquella que todos estamos convencidos que es... ahora me piré como el señor del diálogo.

Mauricio Alonso dijo...

les dejo mi blog, http://cosaspoliticas.blogspot.com/

Manuel Alvarez dijo...

Su explicación de Popper y los enanitos que se esconden en el techo y orinan cuando nadie los ve me estan salvando la vida, gracias nuevamente!

Guido Torena dijo...

Oh, qué bueno es volver a entrar al blog y ver que sigue con ese humor corrosivo, jajajajaja.
Yo entro en la categoría de ese tipo de personas que le contestaría "quiero saber qué hora es AHORA".

Alejandro Bresler dijo...

No lo dudo, Torena.

Anónimo dijo...

Gracias!
A mí me gustó esto de la hora, por eso ----> http://www.youtube.com/watch?v=_RkAPjJsDaY

Numaska dijo...

No era Anónimo, era yo! Numaskeando, algo se anonimatizó y fui yo!

DIJE QUE QUIERO UNA MIRINDA!
QUIERO QUE APAREZCA MI NOMBRE!

Alejandro Bresler dijo...

"Es que no me entiende"... genial.

Almita dijo...

Ah, pero como lo mando a comer relojes de una...!!!

Alejandro Bresler dijo...

De ninguna manera, Almita. El tipo está a mitad de camino entre el procer y la divinidad. Admiración.

Almita dijo...

te comprendo, Alejandro, el problema es que vengo medio minimalista de paciencia, casi polpotiana, te diría... ni tiempo para la ironía me doy.
Me estoy poniendo como la Reina de Corazones de Alicia: "¡Que le corten la cabeza!".
Son épocas que uno tiene, vaya a saber.

Alejandro Bresler dijo...

Entonces cortémosle el marote, pero con admiración. No voy a ser yo quien coarte el derecho a la brutalidad salvaje de nadie (a menos que me mire torcido a mí).

Otra que podemos hacer es buscarlo a Savater y cobrarle todo a él. Eso me viene gustando más.

Almita dijo...

Me trajo este posteo a la memoria algo similar, pero de sentido inverso.
Centro platense, poco lugar, me pongo delante de un lugar vacío con baliza, mando la culata del auto, y otro auto con un tipo al volante, mete la punta en el lugar vacío.
Polpotiana de paciencia como ando, pongo freno de mano, desciendo y le pregunto: "¿No vé que tengo las balizas e iba a estacionar acá?"
Respuesta: "Es que a mí se me ocurrió hace rato, antes que a vos".
Me fui. Argumento in-dis-cu-ti-ble.

Alejandro Bresler dijo...

Almita;

una forma de discutir ese argumento indiscutible era chocándole el auto. Ya sé, vos podrás decir que chocarle el auto no es técnicamente un argumento; pero no vamos a andar hilando fino en momentos como ese. De última de decís que lo que hiciste fue lo que se te ocurrió primero.

De todos modos, debemos aceptar que el hombre tiene su mérito. Hiciste lo correcto.

Almita dijo...

Alejandro:
es un argumento, contundente, de unos 800 kg. de peso. Cómo que no.
El hombre tiene su mérito, así es. Se le ocurrió una zanguangada en el momento indicado, por eso lo respeté.
Al que no respeté fué al taxista que me puteó al cuete, ves, cuando me vienen sin argumentos, medio que me broto -ultimamente-. Tengo una barreta que encontré tirada en una playa, en zona de 4x4, linda, corta, pesada y fácil de asir. La llevo bajo la butaca. A ese lo perseguí 4 cuadras, le tiré el auto delante, me bajé y le planté (ojo sin rayar ni nada, eh) la barreta sobre el capó. Me dijo "Disculpame, se me escapó" y me miró con cara de Lassie. Lo miré fijo y me fuí. No tenía mérito. Pst, que con argumentos es diferente.

Alejandro Bresler dijo...

Describime tu auto, Almita. tengo la costumbre de putearme al volante y preferiría evitarte en ese estado (y con esa barreta).