Alejandro Bresler es sólo un empleado del templo del conocimiento. Si tiene quejas, presente una nota por triplicado en la central y espere lo que haiga que esperar.

sábado, 14 de agosto de 2010

Al público en general - La palabra fácil

Esta entrada no está destinada a hablar sobre las personas de verba sencilla o incontinente e insustancial. Si así fuera, estaría cometiendo un autoatentado. De hecho, lo que me importa es el vocablo "fácil" y su utilización impropia. Si alguien está pensando que entonces debería haber titulado la entrada entrecomillando el vocablo "fácil", para ahorrarme toda esta introducción, le contesto que no lo hice, precisamente, para escribir esta introducción y ya tener algo que decir, porque yo no soy de palabra fácil; o sí, porque todo esto que estoy diciendo es insustancial y evitable y ese es otro sentido de la frase "palabra fácil", que no es lo mismo que hablar de los sentidos de la palabra "fácil", que no es una frase sino una palabra, o sea. Lo otro que le contesto es que no moleste, que ya bastantes problemas tengo como para sumarle a mi vida una discusión bizantina con un gil que no entiende que los hombres somos falibles. Y lo otro que le contesto es que yo no lo llamé. O sea.

Bueno. hecha la aclaración inicial, voy a lo que creo que es el punto.

La cosa es así. Lotro día en el sute me encontré frente a una revista que invitaba a sus lectores a conocer una nueva dieta milagrosa rica en proteínas, vitaminas y otras inas que, además, era rica y  "fácil" de hacer. En la foto de la revista había una señorita muy agraciada (no por la naturaleza, sino por la dieta, creo), frente a la cual se desplegaban unos alimentos (la susodicha dieta). Los alimentos eran unas bananas, una manzana, otras legumbres por el estilo y un plato de vermichelis con un par de almóndigas, un tuquete y unos vegetales tipo perejílicos esparcidos por encima. Veamos.

Banana, manzana y otros vegetales crudos. Ok. Fácil. pero lo demás; ¿Qué tiene de fácil? Fácil es un sánguche. O una pizza de Angelito que te viene hecha (salvando que tenés que ir a la puerta, buscar cambio, ponerte las chancletas, lavar cubiertos... pero ta bien, le damos un fácil). O unos fideos con manteca (que, no obstante, implican todo un proceso de llenado de cacerola, prendida de hornalla, revolvimiento, colamiento, lavado de platos... ya me fatigué). Pero lo de la foto es casi como una tragedia para el facilista (yo, en este caso): a todo lo que dije recién de los fideos agregale abrir una lata de tomate (te concedo más: de pomarola, así no te ponés a picar una cebolla que ya es una aberración), amasarte unas almóndigas (ya sé, las compraste hechas... ¿Y?), picarte un perejil (ahí sí te quiero ver). No le veo lo fácil. Por ahí te solucionás todo y te comprás una lata de vermichelis con almóndigas y tuco que sólo hay que calentar (si no hay, debería haber); pero ahí lo que se te pianta es el "rica".

Internado ya en estas profundidades del pensamiento me acordé de un coso que me bajé de la internec sobre mecánica básica, cuyo "gancho" (uso esta palabra recurriendo a mis años de estudio del marketing y el management) era la "facilidad" con la cual se podía arreglar un automóvil una vez que uno lo leía. Perfetoc. Lo que yo estaba necesitando era eso y empecé a mirarlo suponiendo que en su única página (no podía tener más) había una foto que mostraba un botón secreto que todo automóvil tiene que vos abrís el capó y lo apretás y zácate, te rectifica el motor y te cambia el aceite y te infla las gomas. Nones. Lo que hay es una foto del motor con palabras terribles como tuerca, polea, destornillador y correa (y pinza). Epa. Todo eso ya lo sé; y es muy difícil. "Fácil" es cambiar un cuerito. Explicación: para cambiar un cuerito hace falta una sola herramienta, y la más elemental después del martillo: un destornillador. Ya dos herramientas es difícil. Y tres es llevarlo al mecánico (al auto, no a la canilla, que era un ejemplo). "Mecánica fácil" es un oxímoron. Ahora lo sé, pasada la decepción de ese día.

Último ejemplo: es una mujer fácil. Biento. Lo que yo quería y ahí está, todos lo dicen: esa chica es una mujer fácil. Qué hacer: obviamente, quedarse delante de ella esperando que salte sobre nosotros diciendo "¡poséeme, Juan Carlos!" (nosotros no nos llamamos Juan Carlos, pero a ella no le importa, porque es tan fácil que ni el nombre te pregunta). Nop. Nos impacientamos y descubrimos que su "facilez" consiste en que le gusta el sexo. Ok. A mí también. Y a casi todo el mundo. Pero; ¿por qué eso la hace fácil? Ya si tengo que acercarme y preguntarle cómo se llama es difícil. Es imposible, más bien. Uno dirá "no, porque por ahí viene y te dice que le gustás, o que sos muy simpático; o te hace gestos provocativos" (no sé cómo es todo eso porque nunca me pasó... o sí, pero verán que es precisamente el punto, ahora nomás); ¿Y? ¿Qué tiene todo eso de fácil? ¿Cómo decodificar todo eso de manera tal que quede claro que lo que esa chica quiere es un "poséeme Juan Carlos"? A ver. Muchachas: los-varones-no-entendemos-nada-de-lo-que-ustedes-nos-quieren-decir (podría terminar la frase en la palabra "nada", pero dicha así es más útil para lo que quiero demostrar). Ninguna insinuación es fácil, porque no tenemos idea de que se trate de una insinuación. Es más; casi puedo afirmar que es una ley de la naturaleza que cuando creemos que hay una insinuación, es porque no la hay. Así que ya ven: "mujer fácil" es la que se tira en palomita sobre mí (y desnuda, porque si no ya hay interpretaciones variadas). Todo lo demás es difícil.

Ya me aburrí de mí, como suele suceder. Ejemplos del bastardeo de la palabra "fácil" hay miles. La idea, creo, shastá. Era eso, nada más.

Saludos

P.S.: Uno de estos días pongo encuestas nuevas; pero desde ya digo que en una de ellas votaron por cosas ridículas como "Y vos quién sos" ¿Qué pasa, muchachos y muchachas? ¿A quién se le ocurre votar algo así en una encuesta? Tienen que volver rápido las clases, porque ya estamos de relajo, parece.

5 comentarios:

Tamara Per... dijo...

Alejandro: respecto de la aclaracion que nos haces a las muchachas (que pienso que en algun momento la habia sospechado)tambien esta el otro extremo que son los caballeros que se piensan que porque una mina es amable con ellos esta insinuando un "poséeme, Juan Carlos". Y capaz hasta pueden pasar un poco de vergüenza, o al contrario el grado de negación es tan grande que terminan diciendole a los amigos que la mina sí estaba interesada pero que como es una histerica dice que no. Con esto no estoy negando que muchas veces se den "mensajes confusos" digamos, pero en eso creo que estamos incluidos todos los seres humanos.

En cuanto al uso de la palabra "fácil", a mi me decian que las Derivadas y las Integrales eran fáciles, que bajar peliculas con los subtitulos bien puestos es "fácil", que pintarse las uñas de la mano derecha es "fácil". Todavia estoy esperando prosperar en estas cosas. Por las dudas, me siento.

Alejandro Bresler dijo...

Es lo que digo, tamara; cuando creemos que hay una insinuación, firmá que no hay. Ley natural. Onceavo mandamiento. Idea platónica. Ponele equis.

Anónimo dijo...

Yo voy por la igualdad, por eso no me fijo si una mujer es fácil o no; qué ella se fije si yo lo soy. Estoy aburrido de entregarle la dominación del mundo a las mujeres. Porque esa salida de que en realidad es para que se la crean y no hinchen las bolas, pero que en realidad el que manda es el hombre es el chamuyo más grande que vi desde Pearl Harbor o la historia que hace referencia a la invención del fuego, en la que el picapiedra frota una ramita para ver si sale el genio y para su sorpresa hace su aparición el mismisimo fuego.

Una vuelta, no hace mucho, fui a Puán (Facultad) y vi panfletos donde no se le ponía la letra O a las palabras asignandoles la morfología neutral, sino que se ponía una X, especialmente en los articulos. ''lxs amigxs del Pro''. ''Lxs militantes del PO''. ''Lxs Anarquistas del..''.
Es la primera vez que veo algo así, y me llamó la atención. Cuando quise vislumbrar de alli a 20 años a punto estuve de hacerme el hara kiri.


No seamos giles, hay 7 mujeres por cada cabeza masculina, sin descontar a los homosexuales y demás perversos, que si bien los hay en los ambos sexos, quedaría de todos modos una relación de 6 femeninos por cabeza, lo cual no es despreciable.
En conclusión, los arabes que las tienen en arenes son los mas piolas de todos, además de que no hacen nada contra la naturaleza por esta proporción numerica de la que hablo. Tienen bajo su poder lo que les corresponde.


Respecto a lo fácil, creo que para la mayoría es relativamente fácil respirar. Algo tan simple a mi me agrada; a muchos los tiene enojados sin sentido.

Saludo grande Bresler.




Don Nico Prymi. El Tiki Tiki.

Alejandro Bresler dijo...

No sabés lo contenta que se va a poner Paula cuando lea. Que conteste ella, si tiene ganas.

Saludos

Tamara Per... dijo...

Una duda, donde dice "...sin descontar a los homosexuales y demás perversos..." ¿Quiere decir que la homosexualidad seria una perversion?