Alejandro Bresler es sólo un empleado del templo del conocimiento. Si tiene quejas, presente una nota por triplicado en la central y espere lo que haiga que esperar.

viernes, 25 de junio de 2010

Al público en general - Viva el mundial; ¡Forza Italia!

Estimados;

Resultados de las encuestas pasadas:

a) Apodo del próximo ídolo brasileño: Eloyo. Su compañero de juego sera Boris Klumbergfield. Y una línea de tres atrás con Pipú, Pepeteque y Kulí. Yo agregaría un mediocampo con Tutú, Mememe y vulvinho y un par de inhos más para completar. Que se saquen la careta de una vez y sinceren que nos toman a todos para la joda.

b) La masa considera que la ausencia de faltas violentas, fracturas de tibias y húmeros y codazos arteros destinados a la conmoción cerebral del adversario, que tanto colorido le dan al fútbol, no abundan en este mundial porque el fútbol se amariconó. No comparto. Creo más bien que los esfuerzos del primer mundo por llevar la democracia a las regiones más lejanas del globo ha dado sus frutos y ya nadie puede ser ajeno al viento de paz mundial que recorre el planeta. Me parece alarmante que los jóvenes (ustedes, que votaron) confundan la bondad y el deseo de fraternidad universal con una mariconada. Así anda todo.

Vayamos ahora a las consideraciones sobre los partidos que no han entrado aun en la consideración de este blog. Sintetizaré mucho algunos de ellos y omitiré varios, en función de la gran cantidad de partidos a analizar. Sepan disculpar las molestias ocasionadas, pero más allá de mis deseos de ofrecerles mis sesudas reflexiones quiero ahorrarles el tedio y no ser un obstáculo en su búsqueda de horizontes más amplios que la lectura de un artículo dedicado al fútbol. Los quiero mucho.

- México - Uruguay y Francia - Sudáfrica: Aquí sólo restaba saber si México le iba a ganar a Uruguay o viceversa. Francia ya había mostrado su elevado sentido de la cortesía y Sudáfrica había hecho lo propio, como anfitrión que le dice a sus invitados "siéntanse como en su casa" (pero dejando la casa, lo cual maximizaba el gesto altruista). Finalmente, pasó lo que tenía que pasar: ganó alguno de los dos, en un partido horripilante.

- Argentina - Grecia: Las Moiras siguen tejiendo misteriosamente sus hilos. Indignación. Aunque parezca increíble, a la misma hora en que jugaba el seleccionado nacional, en la televisión pasaron Corea del Sur - Nigeria (partido que no comentaré, en tanto no ofrece diferencias respecto de lo que dije oportunamente sobre Japón - Camerún en un post anterior). Indignado, miré ese terrorífico espectáculo de indiferenciaciones absolutas hasta que terminó, para descubrir recién al final que en otros canales sí habían transmitido el de Argentina, ¡sin que en ningún momento el relator de Nigeria - Corea dijera algo como "deje de mirar este partido que en el 7 pasan el de Argentina"! ¡Vergonzoso y destituyente! De todos modos, me enteré del resultado y vi los goles. Demichelis, sumado, esta vez, a una afortunada (para Argentina) mala decisión del técnico griego permitieron el triunfo argentino. Demichelis, claro está, por su gol, que lo afianza como el gran estandarte del fútbol local. En cuanto al técnico de Grecia, se equivocó en asignar a Sokratis la marca personal de Messi; fuentes bien informadas me apuntan que lo persiguió todo el partido diciéndole cosas como "¿Pero qué es la gambeta, a fin de cuentas? ¿Y qué es el gol, sino una mera apariencia errónea del verdadero Bien?". Messi, al parecer poco afecto al pensamiento filosófico, sólo lo eludía, indiferente a las observaciones de Sokratis, que le explicaba que la empiria no refutaría sus enunciados; "tu gambeta actual -decía Sokratis - de ningún modo te servirá para demostrar la falsedad de mis palabras y mantendrá tu creencia ilusoria en la verdad del mundo sensible". Esto último Messi no lo escuchó porque ya estaba festejando el gol de Palermo. Vamos Argentina.

- Eslovenia - Inglaterra y EEUU - Argelia. Triunfaron el bien y la democracia. Y la paz mundial. Vamos todavía.

- Ghana - Alemania: Cuentan los que saben (pero Alá es más grande), que durante los días previos al partido la Federación Ghanesa (o Ghanana) de Fútbol impartió un seminario intentando instruir a los jugadores de su selección acerca de las características físicas del instrumento de juego denominado "arco". El objetivo, claro está, era que los seminaristas pudieran reconocerlo al entrar en el campo de juego, a fin de introducir en él la pelota. Lo que olvidaron fue esto último, es decir, explicarles que la pelota debía ingresar en el arco. Los ghaneses (o ghananos), viendo que allí había un señor, simplificaban su labor tirándola donde ese caballero no pudiera alcanzarla; o sea, fuera del arco. Todo un toque de atención para la nueva escuela pedagógica ghanesa (o ghanana), hoy muy en boga.

- GRUPO E: No se puede decir demasiado de un grupo que consagra a Japón como uno de los 16 mejores equipos del mundo, excepto esto: ¡Jajajajajajajaja!

- ITALIA: Aclaro que no me ocuparé de Paraguay, digno representante de latinoamércia (desde aquí, un fraterno abrazo latinoamericanista para la hermana república del Paraguay), ni de Nueva Zelanda y Eslovaquia (nuevos referentes de la excelencia futbolística mundial y, por qué no, Vialactal). Me importa remarcar tan sólo que en este grupo se ha cometido la más grave, insultante y dolorosa injusticia de la historia del deporte. Desde hace ya muchos años, el querido pueblo italiano viene bregando incesantemente por la instauración de un nuevo deporte que se juega con una pelota, once jugadores, dos arcos, la prohibición del uso de las manos para manejar el balón, pero que no es fútbol. Es algo que parece fútbol, no lo negaré; y hasta lo llaman fútbol muchos desprevenidos. Pero es de otro orden. Y si bien a casi todo el mundo este extraño despliegue le resulta una aberración estética, una malformación del gusto, una experiencia mas dolorosa que un transplante de córnea sin anestesia, a los italianos les sirvió para ser cuatro veces campeones mundiales ¡de fútbol! Lo que quiero remarcar es que con Italia se va del mundial la posibilidad de una revolución absoluta, de una innovación total. Muchos dirán: Italia es un asco, el catenaccio es una bazofia que induce al suicidio. Estarán equivocados. Es simplemente el momento dialéctico en que el fútbol se niega a sí mismo para dar surgimiento a lo nuevo, a lo imprevisto. Ya no podremos gozarlo. Una injusticia y, sobre todo, una verdadera lástima.

- Brasil - Costa de Marfil: Ya dije que no hablaría de partidos de Brasil. Sólo quiero remarcar aquí que en este partido se confirmaron las peores predicciones de algunos lúcidos comentaristas de este blog. Es imprescindible que la FIFA obligue a normalizar la situación, prohibiendo, o bien algunos nombres, o bien algunas conductas. Kaká, por ejemplo, deberá llamarse Roberto Gómez o no podrá ser cambiado ni expulsado, a fin de evitar expresiones como "salió Kaka" o "el árbitro expulsa a Kaka (que suena "el árbitro expulsa Kaka"). Del mismo modo, o Elano se empieza a llamar Ricardo Gutiérrez o ya no podrá ser interceptado por faltas que le provoquen lesiones o lo abatan. Esto último se estipulará para eludir frases como "se fracturó Elano" o "el defensor equis cruzó fuerte y acabó con Elano por el piso". No se puede vivir así. En serio, no se puede.

- Portugal - Corea: Yo me lloré. Descubrí la cosa que más lástima da en el mundo: un coreano que recibe su séptimo gol. Hay que prohibirlo. El número máximo de goles que se le pueden hacer a cualquier equipo asiático es cuatro. A partir de allí, cada jugador que convierta un gol será inmediatamente expulsado y se sancionará penal a favor del contrario. Me acuerdo de lo que sentí viendo los rostros descorazonados de los coreanos y no puedo seguir escribiendo. Perdón.

- No voy a hablar de España, porque puede llegar a transformarse en el equipo que cometa la más soberana, monumental, terrible y fatídica de las injusticias: eliminar a Chile y, por ende, a Bielsa. Sólo de pensarlo me suceden unas cosas... voy a arrepentirme de lo que pueda decir. Así que mejor me reservo para el próximo partido, en el cual no me quedará más opción que descargarme.

- Chile - Suiza: Cabe para este partido hacer un repaso de lo que dije acerca de los jugadores ghaneses. En este caso, la Federación Chilena de Fútbol tendrá mucho que trabajar. Por mi parte, voy a decir, solamente: ¡Valdivia y la reputísima madre que te parió! ¡El arco son esos tres palos blancos que tenés adelante, animal! ¡Adentro! ¡Adentro tenés que meter la pelota! ¡Alexis Sánchez y la reverendísima concha de tu hermana! ¡Tu arquero es el otro, pedazo de tarado! ¡A este no se la des, salame! ¡Suazo y la recalcada cachufla de tu abuela! ¿Te dan un plus por  "cercanía del palo derecho", bestia? ¡Cuenta tanto si pasa tres centímetros afuera como si pasa tres centímetros adentro, tarado! ¡Beausejour y me recago en la poronga de tu viejo! ¿Te creés que tenés que hacer goles en francés? ¡Pateá de una vez y para allá, pelotudo! ¡Al arco y fuerte! ¡Y adentro! No sé si me interpretan lo que quiero significar.

Una aclaración final de enorme relevancia:

Es habitual que a la hora de discutir acerca de la calidad futbolística de los jugadores de tal o cual país, se tome como un dato relevante su participación en el mundial inmediatamente jugado. Frases como "es el campeón del mundo", o "pero llegaron a semifinales del mundial" suelen servir, muchas veces, como cierre de una discusión. Observo, entonces, que con este criterio se deben volver de aquí en más obligadas, en función de cualquier discusión sobre estaturas futbolísticas, las referencias a grandes potencias como Corea (que eliminó al campeón de África), Estados Unidos (que ganó el grupo en el que jugaba Inglaterra), Japón (segundo en su grupo), Nueva Zelanda (que no perdió ningún partido) y Eslovaquia (que eliminó al campeón del mundo y, por ende, al mejor de todos los equipos universales de la historia, que ya no es el mejor, habiendo sido desplazado por su verdugo). Por si no queda claro, hay aquí cuatro selecciones que están dentro de las 16 clasificadas y son, por ende, cuatro de las mejores selecciones del mundo. O dicho como les gusta a los que miden la calidad futbolística por el desempeño mundialista: parte del mejor fútbol del mundo se juega en Corea, Japón, Eslovaquia y Estados Unidos. De más está decir que si, por ejemplo, llegara a pasar cualquiera de estas selecciones a cuartos y Argentina no, se podría decir, con cierto extraño derecho que, poniendo sólo un ejemplo, el fútbol norteamericano es mejor que el argentino. Cosas del fútbol.

5 comentarios:

musidora dijo...

no puedo sacar de la cabeza tu chiste sobre ghana gana serbia serbia y cuando lo cuento, causa poca gracia entre la gente que me rodea, por eso si siempre aclaro "no lo inventé yo sino una persona que conozco" "ah" me dicen
qué ortiva es mi entorno por favor

Alejandro Bresler dijo...

Quien no esboza al menos una sonrisa con "gana gana serbia serbia" no merece atención. El problema es que quienes decimos "gana gana serbia serbia" tenemos también nuestros problemas... es difícil el asunto.

Sabrina dijo...

Buenas Profe... Hoy le espera un gran diaa Chile y a Bielsa, enfrentar a Brasil no es poca cosa. Seguira a cuartos?? Le toco jodido octavos, pero bue que gane el mejor. Me imagino que nuevamente algo increiblemente inoportuno impidio que pudiera ver el partido de Argentina frente a Mexico, no??.
Si fue asi le ganamos 3-1, claro que los mexicano ya se estan quejando de que el 1º gol debio ser anulado ya que era offside (Cosa que es mentira) ya que demostrado que el chavo y quico estaban habilitando, salio en ole y todo y bue que se puede decir de los otros 2 goles una mas lindo que el otro, los goles fueron 2 de tevez y uno de pipita Higuain.
Espero haberlo informado bien.

Saludos

Guido Torena dijo...

Ya se terminó la cursada, el viernes le voy a decir cosas cursis y melosas de la onda "usted iluminó mi primer cuatrimestre del cbc", etc, pero mientras tanto, me propongo citar otra de sus frases (recordar que en posteos anteriores me encargué de citar frases suyas).

Clase del martes pasado

Alumno: Podemos traer vodka y éxtasis?
Bresler: ... pueden traer mate también.

Impecable.

Saludos!

Alejandro Bresler dijo...

Efectivamente, Sabrina, fue un gran día. La clasificación chilena me ha alegrado el día, más aun teniendo en cuenta que enfrente estaba el poderoso Brasil. Ya comentaré esta vibrante victoria del seleccionado chileno en mi próximo análisis de los partidos. En cuanto a Argentina, te agradezco el comentario, porque efectivamente no fue, el domingo, un día propicio para mí; ¿volvimos a ganar? ¡Vamos todavía!

Guido;

Yo no iluminé nada; son esas cosas raras que usted toma. Cuídese.