Alejandro Bresler es sólo un empleado del templo del conocimiento. Si tiene quejas, presente una nota por triplicado en la central y espere lo que haiga que esperar.

sábado, 15 de marzo de 2014

Alumnxs de San Miguel y Luján - Boinas

Estimadas;

Acá publico finalmente la entrada que prometí. La idea es que de aquí en más usemos esta vía para comunicarnos a distancia. Si miran por ahí abajo, verán un cartelito en el que se consigna la cantidad de gente que quiere conocer el sentido de la vida (o la Verdad con mayúsculas, que viene a ser lo mismo) y me lo pregunta a mí, porque soy Profesor y de filosofía, ambas dos cosas que me acreditan como capaz de salvar el mundo (o dominarlo, pero como soy bueno no trato). Me fui; decía que abajo hay un botoncito de gente que busca la verdad, haciendo comentarios (raro, ciertamente). Apretan ahí y me dejan comentarios; y yo los contesto (posta).

Jorge, que es mejor que yo (por eso es Adjunto) tiene una página mucho más útil que esta, y está acá. Y hasta tiene un twitter (yo también, pero no lo visito, por temor): @jorgemcasas. Si van a la primera opción, entran, pispean, imprimen si quieren, leen en la pantalla (no voy a andar enumerando todo lo que pueden hacer... la idea general se entiende, creo*).

Saludos

* Por si no se entiende, la idea general es que ustedes entran en la página y hacen lo que más les conviene o gusta, excepto no entrar, porque si se da el caso de lo que dije arriba es porque ya entraron; aunque pueden salir muy rápido sin mirar y es casi como si no hubieran entrado. Tampoco pueden comprar algo o jugar a algo, porque no es una página para eso. Cuando digo "hacen lo que más les conviene o gusta" me refiero a todo lo que la página permite y no a un universo ilimitado de posibilidades; lo cual, por otra parte, es un tema filosófico complejo, que domino pero reservo para charlas con gente como mi adjunto (gran ser humano y padre... y docente).

Más saludos

1 comentario:

mariano reyes dijo...

cuando termine de leer todo, quedé algo confuso, pero como me reí bastante eso le resto importancia a la confusión