Alejandro Bresler es sólo un empleado del templo del conocimiento. Si tiene quejas, presente una nota por triplicado en la central y espere lo que haiga que esperar.

miércoles, 22 de diciembre de 2010

La cosa va por acá

Intento consumar una desgracia
y no me sale
No nací trágicamente
y es probable que me muera de viejo
Siempre pensé merecer
un suicidio
al menos un asesinato
en el peor de los casos ser atropellado
pero no
lo mío es la fanfarronería
y el promedio.

1 comentario:

Nicola dijo...

Ajá,
Con que teniendo manuscritos en los bolsillos...
Mejor así.
Cuando leí
Redondez del ojo entre los barrotes
o
tumbas cavadas en el agua
(dos versos al voleo de Paul Celan)
me dije nada pero algo se movió ahí adentro.
Y bueno.
Salú
PD. Concuerdo. La noche me esquiva y no logro enbeberme en el vino de los versos: estoy cansado, me duermo y la noche me esconde una vez más sus secretos.
Estas vidas medianas y lindas...